Proyectos audiovisuales: YWF! y Festival Salut, Drets i Acció

En este post quería hablar de algunos proyectos audiovisuales que tienen que ver con cuerpo y salud que se están dando ahora mismo en la ciudad de Barcelona.

El primero es el festival Salut, Drets i Acció (Salud, derechos y acción) que empieza hoy en Barcelona y que reúne diversas películas, sobretodo reivindicativas del derecho a la salud en distintas partes del mundo, que muestran cómo los cuerpos y su estado de salud son fruto de desigualdades sociales, políticas o económicas. Violencia sexual contra mujeres, industria farmacéutica, sida, mutilación genital femenina, tráfico de órganos, sistema sanitario español… Sí, es verdad que no son los temas más alegres del mundo, pero hay realidades que no se pueden ni se deben obviar, y que afectan a los cuerpos, a la salud y, por tanto, a la vida misma de las personas.

El festival está organizado por Medicus Mundi Catalunya y Farmacèutics Mundi, y algunas de las piezas están producidas por ellos mismos. El festival se hace en los cines Girona y las entradas son gratuitas, previa inscripción. La verdad es que no puedo responder por la calidad de las piezas audiovisuales, pero desde luego que los temas son interesantes y controvertidos, por lo que pueden generar buenos debates al respecto.

ywfOtro tema que parece ser controvertido es la sexualidad de las personas con diversidad funcional. Ayer se presentó en el Barcelona Creative Commons Film Festival el documental Yes We Fuck!, de Antonio Centeno y Raúl de la Morena, que pretende abordar este tema tabú para exponerlo y crear debate sobre él. ¿El sexo se piensa siempre en términos normativos?, ¿los cuerpos deben ser de una determinada forma para considerarse sexualmente deseantes y deseables?, ¿qué se considera sexy?, ¿qué papel juega la sexualidad en la vida? Este proyecto es extremadamente interesante porque plantea muchas cuestiones en torno a los cuerpos de todos nosotros y, en particular, sobre las vidas de las personas con diversidad funcional, y cómo sus cuerpos son el eje central de procesos de exclusión laboral, social y sexual, entre otros. En la plataforma Vímeo se pueden ver varios videos del proyecto, y la web del proyecto mismo tiene mucha más información sobre activistas, antropólogos e historias personales. Me parece especialmente interesante este video sobre unas jornadas de antropología de la sexualidad que tuvieron lugar en la UAB, donde varias personas ponen en cuestión qué es aquello que socialmente se considera un cuerpo válido y para quién.

He dicho que el tema es controvertido porque, a raíz de estas reflexiones, algunas personas reclaman el derecho a la figura de un asistente sexual para personas con diversidad funcional, y esto plantea la cuestión de la discriminación positiva. Es decir, si consideramos que todos nosotros somos diversos, y ninguna persona debe ser tratada de forma distinta por cómo sea su cuerpo, ¿porqué debería tener derecho a un asistente sexual una persona con diversidad funcional y no otra persona que, simplemente, no consigue tener sexo por otras razones? Obviamente, la cuestión tiene muchos matices, pero la discriminación positiva siempre me ha causado el mismo dilema interno: intelectualmente me parece errónea pero, a nivel práctico, frecuentemente es una solución posibilista a situaciones injustas. ¿Se debe luchar por cambiar situaciones injustas a través de la discriminación positiva, o con otro tipo de acciones, como Yes We Fuck, que sensibilicen sobre estas situaciones? Y aún en el segundo caso, ¿es suficiente?

(Fuente imágen: YWF!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *