Cuerpos (no)ecológicos: percepciones sobre corporalidad de consumidores de comida ecológica

La sociedpollutionad contemporánea es percibida, en ocasiones, como un entorno repleto de peligros y sustancias nocivas, tanto para la salud individual como para la vida colectiva: contaminación atmosférica, radiaciones electromagnéticas, toxicidad de los materiales con los que convivimos, contaminación de ríos y mares, etc. En este contexto, la alimentación constituye una importante fuente de ansiedad respecto a las sustancias nocivas que puedan contener los alimentos que consumimos. Así, el consumo de alimentos ecológicos puede ser una de las posibles formas de enfrentarse a esa realidad.

A partir de la etnografía realizada con consumidores de comida ecológica en Barcelona, publicada también en forma de libro, he estado explorando las ide
as sobre corporalidad de estas personas y sus estrategias corporales para lidiar con la contaminación.  Los resultados, preliminares, están recogidos en esta presentación que se puede consultar online.

En primer lugar, se hace evidente que las ideas simbólicas de limpieza y suciedad del cuerpo están vigentes entre estas personas. La conciencia de la contaminación se concreta en la idea de acumulación de sustancias tóxicas dentro del organismo, que irían creando una capa de “tolerancia” alrededor de los órganos y los tejidos internos. Esta idea correspondería a la noción de “inmunización”, es decir, a la idea de que las sustancias tóxicas que se acumularían en nuestros cuerpos servirían como una suerte de protección contra las mismas. En este sentido, los cuerpos infantiles todavía no habrían acumulado sustancias tóxicas en sus organismos, serían “cuerpos puros” y, por tanto, más vulnerables a la toxicidad. Estas ideas, sin embargo, se contradicen con el discurso científico relativo a los CTP (Compuestos Tóxicos Persistentes), que argumentan que estos compuestos, efectivamente, se acumulan en nuestros cuerpos, pero no nos inmunizan, sino que crean efectos nocivos a largo plazo. Y los bebés también serían portadores de los mismos, pues los habrían recibido de sus madres a través de la placenta y de la leche materna. Este es un ejemplo, por tanto, de discursos sociales y científicos que se contradicen.

A partir de esa conciencia de la contaminación, se pudo observar también cómo los cuerpos se percibían como abiertos al exterior, al mundo que los rodea. Es decir, el hecho de que las sustancias tóxicas puedan acceder al interior del cuerpo a través de la alimentación, pero también de la piel y del aire, hace que se perciban los cuerpos en relación continua con su entorno y dibujan la idea de un cuerpo inevitablemente traspasado por el mundo a su alrededor. Un hecho social, la contaminación y la toxicidad ambiental, penetra las fronteras del cuerpo para establecerse en él. En este sentido, la idea simbólica de la piel como frontera entre el individuo y su entorno queda diluída en su imposibilidad factual. De la misma manera, se desdibuja la dicotomía analítica entre la naturaleza (cuerpo) y la cultura (entorno).

Además de estas nociones sobre el cuerpo, entre otras, también se han analizado las estrategias corporales para lidiar con la contaminación que usaban estas personas. En la presentación que se muestra a continuación, puede verse que son básicamente tres: los ayunos o dietas depurativas, las técnicas espirituales, y el consumo de comida ecológica. Y ese es un tema para otro post.

Aquí está la presentación:

Fotografía: Agustín Ruiz en flickr.

Un proyecto sobre cuerpo, alimentación y aplicaciones móviles

Desde hace un tiempo, vengo pensando en hacer un proyecto que tenga que ver con algunos de mis temas preferidos: cuerpo, tecnología, alimentación y riesgo.

He estado pensando en hacer un etnografía sobre el uso de aplicaciones móviles que tienen que ver con la alimentación y sus posibles efectos adversos sobre la salud humana. Más concretamente, centrarme en estudiar las prácticas y las percepciones sobre el cuerpo y la contaminación alimentaria a través del uso de aplicaciones móviles que miden el nivel de contaminantes en la dieta o informan sobre el contenido de los aditivos alimentarios industriales. Aplicaciones como ésta.

En las últimas décadas, la tecnología aplicada a la salud está redefiniendo los parámetros de la medicina, de la salud y del cuerpo (ver, por ejemplo, Webster, 2002). Además, la proliferación de teléfonos inteligentes provoca que, en los últimos años, haya habido un importante auge en la demanda de aplicaciones móviles sobre estilo de vida y salud, así como aquellas que ofrecen servicios remotos de monitorización y control de pacientes. Según un informe de Price Waterhouse, el 16% de los norteamericanos ya utilizan aplicaciones móviles de salud, y está cifra seguirá subiendo exponencialmente en los próximos años. No existen todavía datos sobre mhealth (“salud móvil”) para el Estado español, pero la prensa española ya está empezando a hacerse eco de este sector en expansión, dedicando espacios informativos especiales al respecto (como éste o éste, por ejemplo). Las aplicaciones móviles de salud presentes en España son muy numerosas y de temáticas muy diversas (embarazo, ejercicio físico, pediatría, dietas de adelgazamiento, enfermedades crónicas, etc.).

Los análisis académicos sobre aplicaciones móviles de salud son numerosos, especialmente los anglosajones y los de corte sociológico (citados en Lupton, 2012 y 2013), pero no he encontrado ninguno que se centre específicamente en el tema de la contaminación y el riesgo alimentario. Los riesgos alimentarios contemporáneos, por un lado, y el uso intensivo de tecnologías móviles en nuestra sociedad, por otro, pueden hacer que las percepciones sobre el cuerpo humano cambien o se redefinan a partir de estos contextos sociales. Por este motivo, me gustaría reflexionar sobre las nociones, construcciones y reconfiguraciones del cuerpo en nuestro entorno social actual, donde la tecnología forma parte de la vida cotidiana de los habitantes del primer mundo (Castells, 2006; Pink, 2012) y el concepto de riesgo permea, según algunos autores, la experiencia social contemporánea (Beck, 2006; Giddens, 1991; Lupton, 1999).

Mi idea sería abordar esta temática desde la antropología, en la intersección entre la antropología del cuerpo, la salud, la alimentación y la tecnología, haciendo especial énfasis en las nociones que tienen que ver con el lugar que ocupa el cuerpo en este contexto. Teniendo en cuenta la relativa novedad del tema propuesto, la idea sería hacer un estudio preliminar exploratorio en la población española/catalana.

El marco teórico, obviamente, se iría definiendo a partir de los resultados del trabajo de campo y adecuándose a éstos. A priori, me parece que podría ser interesante reflexionar sobre algunas nociones y conceptos del cuerpo, que podrían estructurarse en 3 ejes: el cuerpo cuantificado, el cuerpo contaminado y el cuerpo digital.

El cuerpo cuantificado

  • The quantified self, (tratado, entre otros, por) Deborah Lupton, pero aplicado a la cuantificación de contaminantes corporales, y la relación de esta práctica social con las nociones biomédicas o de la ciencia “nutricional”.
  • Cuerpos dóciles, de Foucault. Este concepto se podría usar para reflexionar sobre las prácticas de auto-vigilancia, auto-monitorización, auto-cuantificación que resultan de estas aplicaciones móviles, y relacionarlo, si cabe, con lo que algunos autores denominan “la sociedad de la vigilancia” (citados en Lupton, 2012).

El cuerpo digital

  • Cyborg, de Donna Haraway, para pensar sobre la relación entre cuerpo y tecnología (¿embodied technology?), especialmente en un contexto en que las tecnologías nos acompañan allá donde estemos y se usan para medir e interaccionar con elementos corporales.

El cuerpo contaminado

  • Embodied risk, de Kavanagh y Broom. Sobre la asunción/naturalización del cuerpo contaminado y la disolución de la noción de piel-frontera (o de naturaleza y cultura).
  •  El cuerpo físico y el cuerpo social, de Mary Douglas. Un “clásico” que puede servir para pensar en como son las reglas sociales de contaminación, en este caso, alimentaria, y si estas percepciones se han visto modificadas a partir del uso de las aplicaciones móviles. Además, se podrá reflexionar sobre como se construye la responsabilidad respecto a la contaminación alimentaria.
  • Cuerpo natural-cuerpo químico, Alicia Guidonet – Natural/trans, Jaume Mascaró. Para pensar sobre la dicotomía entre lo natural y lo transformado, o lo natural y lo artificial/químico.

Obviamente, éstos son solamente unos cuantos conceptos que podrían usarse, sin detrimento de que el trabajo de campo marcará realmente qué es pertinente y qué no.

¡Cualquier crítica, idea, comentario o sugerencia será bienvenida!

Trabajos citados:

Beck, U. (2006). La sociedad del riesgo: Hacia una nueva modernidad. Barcelona etc.: Paidós.

Castells, M. (ed.) (2006) La Sociedad red: una visión global. Madrid: Alianza.

Douglas, M. (1970). Purity and danger: An analysis of concepts of pollution and taboo. Harmondworth: Penguin.

Douglas, M. (1988). Símbolos naturales: Exploraciones en cosmología. Madrid: Alianza.

Emerging mhealth: Paths for growth. (2012). PricewaterhouseCoopers. Consultable en http://www.pwc.com/en_GX/gx/healthcare/mhealth/assets/pwc-emerging-mhealth-full.pdf

Foucault, M. (2009). Vigilar y castigar: nacimiento de la prisión. México, D.F.: Siglo Veintiuno.

Giddens, A. (1991). Modernity and self-identity :Self and society in the late modern age. Cambridge: Polity Press.

Guidonet, A. (2010). ¿Miedo a comer? Crisis alimentaria en contextos de abundancia. Barcelona: Icaria.

Haraway, D. J. (1995). Ciencia, cyborgs y mujeres: La reinvención de la naturaleza. Madrid: Cátedra.

Kavanagh, A. M., & Broom, D. H. (1998). Embodied risk: My body, myself? Social Science & Medicine (1982), 46(3), 437-444.

Lupton, D. (1999). Risk. London; New York: Routledge.

Lupton, D. (2012). M-health and health promotion: The digital cyborg and surveillance society. Social Theory & Health, 10(3), 229-244.

Lupton, D. (2013). The digitally engaged patient: Self-monitoring and self-care in the digital health era. Social Theory & Health.

Pink, S. (2012) Situating everyday life. London: SAGE

Webster, A. (2002). Innovative health technologies and the social: Redefining health, medicine and the body. Current Sociology, 50(3), 443-457.

Bibliografía sobre cuerpo, riesgo y contaminación

Desde hace un año y medio estoy colaborando con el proyecto “Cuerpos Tóxicos” del Departamento de Antropología de la Universidad de Barcelona. Durante este tiempo, he ido acumulando bibliografía que trata sobre el cuerpo en relación a los problemas de contaminación y toxicidad que existen, cada vez más, en la sociedad occidental. Además de los estudios clásicos de Mary Douglas, no he encontrado mucha bibliografía antropológica que trate específicamente el tema del cuerpo en relación a la contaminación, lo cual sugiere que la investigación de la Universidad de Barcelona es interesante por su –relativa– novedad.

He decidido añadir parte de la bibliografía que he ido recopilando al apartado de bibliografía de este blog. Como siempre, el objetivo no era hacer una lista exhaustiva. Muchos de los documentos no tratan directamente el tema central de la investigación, la “corporalidad tóxica”, pero si analizan temas adyacentes, similares o útiles para el análisis. También hay algunos documentos específicos sobre medios de comunicación, que es un ámbito importante para analizar los discursos sociales en la contemporaneidad.