Las ideas de equilibrio corporal y equilibrio social en relación al riesgo alimentario

Siguiendo con el autobombo, quería contar que hace unos días tuve la oportunidad de hablar en el IV Congreso del Observatorio de la Alimentación de una etnografía que acabo de terminar muy recientemente, y que trata sobre percepciones de la alimentación y del cuerpo en consumidores de comida ecológica en la ciudad de Barcelona.

Como otros proyectos, esta etnografía surge del grupo de investigación Cuerpos Tóxicos, en el que se hizo evidente que la contaminación alimentaria era un motivo de preocupación mucho más significativa para la población española que otras posibles vías de exposición a la contaminación por sustancias tóxicas y que el consumo de la comida ecológica era una de las posibles maneras de contrarrestar la idea de riesgo alimentario.

La presentación trataba sobre una parte de la etnografía muy concreta que atañía a una noción emic, la noción de equilibrio, que se iba repitiendo a lo largo de las narrativas de los participantes de la investigación, en muy distintas formas. Explicado muy someramente, se puede decir que algunos participantes apelaban a que la comida ecológica les ayudaba a conseguir y mantener un equilibrio tanto físico como espiritual y emocional a través de la elección de unos alimentos u otros en función de los efectos emocionales de cada alimento sobre el cuerpo y la persona. Además, mediante este tipo de alimentación y algunas dietas asociadas, como la dieta alcalina, algunos participantes trataban de mantener un equilibrio nutricional y cuasi-médico, usando los alimentos como medicinas. Es decir, usando cada alimento para producir un efecto sobre el cuerpo en función de las dolencias concretas que se padecieran, para re-equilibrar (es decir, curar) el organismo. Y, finalmente, otros participantes, que no asociaban tanto la comida ecológica con la salud corporal e individual sino con el sistema social y la “salud” del sistema social, elegían comer comida ecológica a través de cooperativas de consumo par re-equilibrar y hacer presión sobre un sistema alimentario, económico y político injusto y desequilibrado. Y, así, intentar equilibrar el sistema alimentario mediante sus prácticas de consumo.

De esta forma, la idea emic de equilibrio devenía una especie de contrario de la idea de riesgo, pues el riesgo se encontraría en el desequilibrio, fuera éste nutricional, espiritual, médico o social. Es decir, tanto individual –corporal–, como social, estableciendo una especie de paralelismo entre estos dos elementos, lo corporal y lo social, a la manera de Mary Douglas (1988), pero con una diferencia: que en esta etnografía se disolvían el uno en el otro, pues el hecho de que las sustancias tóxicas se encuentren acumuladas en nuestro organismo hace que la contaminación interna y la contaminación externa no sean tan distintas y que, por tanto, haya un continuum entre éstas. Por este motivo, en esta etnografía se pudo observar cómo discursos tan dispares como los referentes a la espiritualidad, la medicina, la ciencia, la moral, la política o la economía convivían en los consumidores de comida ecológica sin ser esencialmente contradictorios en la práctica –aunque sí en la teoría política (Homs, 2014)– y quedando todos ellos fijados en la noción de equilibrio a la que todos aspiraban. Así, esa idea de equilibrio devenía una forma simbólica y transversal de significar lo contrario del riesgo alimentario.

Estas ideas se explican mucho mejor en la publicación del artículo para el congreso (Begueria, 2015), que espero se pueda consultar online próximamente. De momento, dejo aquí la presentación de diapositivas, con algunas citas de entrevistas de participantes que pueden ser útiles para entender estas cuestiones. Como siempre, cualquier comentario y/o crítica son bienvenidos.

Bibliografía citada:

Begueria, A. (2015). La comida ecológica en Barcelona: discursos y prácticas en torno a la idea de equilibrio. En Otras Maneras de Comer. Elecciones, convicciones, restricciones. (pp. 632-652). Barcelona: Observatorio de la Alimentación.

Douglas M. (1988) Símbolos naturales: exploraciones en cosmología. Madrid: Alianza

Homs Ramírez de la Piscina, Patricia (2014) Sistemas de regulación de alimentos ecológicos. Procesos de despolitización, en Periferias, Fronteras y Diálogos. Tarragona: Publicacions URV, p. 5579-99.

Proyectos audiovisuales: YWF! y Festival Salut, Drets i Acció

En este post quería hablar de algunos proyectos audiovisuales que tienen que ver con cuerpo y salud que se están dando ahora mismo en la ciudad de Barcelona.

El primero es el festival Salut, Drets i Acció (Salud, derechos y acción) que empieza hoy en Barcelona y que reúne diversas películas, sobretodo reivindicativas del derecho a la salud en distintas partes del mundo, que muestran cómo los cuerpos y su estado de salud son fruto de desigualdades sociales, políticas o económicas. Violencia sexual contra mujeres, industria farmacéutica, sida, mutilación genital femenina, tráfico de órganos, sistema sanitario español… Sí, es verdad que no son los temas más alegres del mundo, pero hay realidades que no se pueden ni se deben obviar, y que afectan a los cuerpos, a la salud y, por tanto, a la vida misma de las personas.

El festival está organizado por Medicus Mundi Catalunya y Farmacèutics Mundi, y algunas de las piezas están producidas por ellos mismos. El festival se hace en los cines Girona y las entradas son gratuitas, previa inscripción. La verdad es que no puedo responder por la calidad de las piezas audiovisuales, pero desde luego que los temas son interesantes y controvertidos, por lo que pueden generar buenos debates al respecto.

ywfOtro tema que parece ser controvertido es la sexualidad de las personas con diversidad funcional. Ayer se presentó en el Barcelona Creative Commons Film Festival el documental Yes We Fuck!, de Antonio Centeno y Raúl de la Morena, que pretende abordar este tema tabú para exponerlo y crear debate sobre él. ¿El sexo se piensa siempre en términos normativos?, ¿los cuerpos deben ser de una determinada forma para considerarse sexualmente deseantes y deseables?, ¿qué se considera sexy?, ¿qué papel juega la sexualidad en la vida? Este proyecto es extremadamente interesante porque plantea muchas cuestiones en torno a los cuerpos de todos nosotros y, en particular, sobre las vidas de las personas con diversidad funcional, y cómo sus cuerpos son el eje central de procesos de exclusión laboral, social y sexual, entre otros. En la plataforma Vímeo se pueden ver varios videos del proyecto, y la web del proyecto mismo tiene mucha más información sobre activistas, antropólogos e historias personales. Me parece especialmente interesante este video sobre unas jornadas de antropología de la sexualidad que tuvieron lugar en la UAB, donde varias personas ponen en cuestión qué es aquello que socialmente se considera un cuerpo válido y para quién.

He dicho que el tema es controvertido porque, a raíz de estas reflexiones, algunas personas reclaman el derecho a la figura de un asistente sexual para personas con diversidad funcional, y esto plantea la cuestión de la discriminación positiva. Es decir, si consideramos que todos nosotros somos diversos, y ninguna persona debe ser tratada de forma distinta por cómo sea su cuerpo, ¿porqué debería tener derecho a un asistente sexual una persona con diversidad funcional y no otra persona que, simplemente, no consigue tener sexo por otras razones? Obviamente, la cuestión tiene muchos matices, pero la discriminación positiva siempre me ha causado el mismo dilema interno: intelectualmente me parece errónea pero, a nivel práctico, frecuentemente es una solución posibilista a situaciones injustas. ¿Se debe luchar por cambiar situaciones injustas a través de la discriminación positiva, o con otro tipo de acciones, como Yes We Fuck, que sensibilicen sobre estas situaciones? Y aún en el segundo caso, ¿es suficiente?

(Fuente imágen: YWF!)

Cuerpo, riesgo y dispositivos móviles. Otra vez.

El mes pasado se celebró el congreso número 39 de la Comisión Internacional de Antropología de la Alimentación y de la Nutrición cuyo tema, en esta edición, fue “Comida, Internet y Redes Sociales”. Dada la coyuntura, aproveché para “presentar en sociedad” mi idea de estudio sobre las percepciones del cuerpo humano a través de las recientes aplicaciones y dispositivos móviles que miden el riesgo alimentario, y que ya comenté hace un tiempo en este post. La idea es hacer una etnografía que dé cuenta de las ideas en torno al cuerpo humano y sus interacciones sociales a partir de la posibilidad de cuantificar las sustancias tóxicas que uno ingiere cotidianamente.

Desde que empecé a interesarme por el tema, se han ido creando nuevos productos, que no son solamente aplicaciones que miden las sustancias tóxicas en la dieta particular, como Ribefood, o en los alimentos comerciales en general, como Fooducate, o los aditivos alimentarios, como E Numbers. También se han desarrollado dispositivos como este espectrómetro portátil que escanea el contenido de cualquier alimento que tenga delante, o esta jarra, también portátil, que monitoriza lo que uno bebe, estableciendo el contenido del líquido que uno le ponga.

A causa de un pequeño problema de movilidad, no pude acudir en persona al congreso, así que reconvertí mi presentación en un póster que cuelgo a continuación. Si conocéis aplicaciones nuevas o tenéis sugerencias o ideas, no dudéis en hablar conmigo.

 

Curso de antropología para médicos. Colaboración entre disciplinas.

El grupo de investigación en antropología médica con el que colaboro organiza, este septiembre, un curso de “Antropología de la salud para epidemiólogos”. El curso se hará en Menorca durante la XXIV Escuela de Salud Pública, el encuentro de profesionales de la salud pública españoles que se organiza cada año en Menorca.

Este curso no está dirigido solamente a epidemiólogos, sino a todos los profesionales, profesores, investigadores y estudiantes de ciencias de la salud que estén interesados. La idea es tratar la salud desde un punto de vista interdisciplinar, ver qué aportaciones puede hacer –y hace– la antropología a la medicina y la epidemiología, y viceversa. Los integrantes del grupo organizador, especialmente la directora, llevan muchos años trabajando juntamente con epidemiólogos, y su experiencia es muy provechosa en este campo.

Aquí os copio los datos del curso:

Horario:  Miércoles 18 septiembre, de 15.00 a 18.30 h, jueves 19 y viernes 20, de 10.00 a 13.30 y de 15.00 a 18.30 h

Lugar: Llatzeret de Maó

Coordinadores: 
Cristina Larrea Killinger. UB
Jaume Mascaró Pons. UB

Contenidos:

Sesión 1 (5 horas)

  • Fundamentos básicos de la etnografía
  • La construcción y práctica del método etnográfico
  • La experiencia etnográfica: observación participante y subjetividad
  • La etnografía colaborativa
  • Los resultados y representación etnográfica

Sesión 2 (5 horas)

  • Etnografía aplicada a investigaciones sobre salud
  • El mundo de las creencias y las representaciones sobre la salud y la enfermedad
  • Las narrativas de los enfermos: modelos explicativos y experiencias
  • Los procesos de autoatención y automedicación
  • Los itinerarios corporales y las tecnologías

Sesión 3 (5 horas)

  • Colaboración interdisciplinar entre antropól@s y epidemiólog@s
  • Práctica etnográfica e interdisciplinariedad
  • Etnoepidemiología, epidemiología cultural y sociocultural
  • Antropología de la salud y políticas públicas
  • Encuentros entre las medicinas tradicionales y la biomedicina: la salud intercultural

Toda la información en este link.

Y algunos trabajos recientes sobre interdisciplinaridad de Cristina Larrea, la organizadora:

LARREA-KILLINGER, Cristina; REGO, Rita Franco; STRINA, Agostino  and  BARRETO, Mauricio L.. (2013) Epidemiologists working together with anthropologists: lessons from a study to evaluate the epidemiological impact of a city-wide sanitation program. Cad. Saúde Pública [online]. vol.29, n.3, pp. 461-474. ISSN 0102-311X.

NEVES SANTOS, D.; LARREA KILLINGER, C. (org.) (2011) Aprender fazendo. A interdisciplinariedade en formaçao em saúde coletiva.Salvador de Bahia: EDUFBA. ISBN: 978-85-232-0765-6.

Larrea, C.; Barreto, M. (2006) “Salud ambiental urbana. Aproximaciones antropológicas y epidemiológicas de una intervención en saneamiento ambiental en un contexto de grandes desigualdades sociales” en Quaderns de l’Institut Català d’Antropologia, 22, Barcelona: ICA

Alimentación, salud y cultura

El servicio de publicaciones de la Universidad Rovira i Virgili lleva un tiempo publicando libros digitales de antropología médica de descarga gratuita y bajo una licencia Creative Commons. Es una iniciativa estupenda, espero que siga así.

El séptimo libro de la colección acaba de publicarse. Se titula “Alimentación, salud y cultura: encuentros interdisciplinares” y es un compendio de algunas ponencias del IX Coloquio Internacional REDAM, de 2009, que se centró en explorar el acto de la comensalidad desde varias perspectivas. Los textos de este libro recogen temas y perspectivas diversas, que van desde estudios propiamente antropológicos hasta análisis de base estadística desde las ciencias de los alimentos.

El libro está estructurado en 5 temas que recogen diversos artículos y que coinciden con los temas sobre los que trató el coloquio de 2009: “medicalización de la alimentación”, “género, cuerpo, y sujetos”, “sabes y prácticas alimentarias”, “entre la lipofobia y la obsesogenia”, “migraciones y cambios alimentarios” e “historia y políticas alimentarias”.

Obviamente, el tema de la alimentación es amplísimo y en cualquier compendio podemos echar de menos tanto temas actuales –el tema de los tóxicos en la alimentación– como clásicos –las particularidades alimentarias de determinados grupos sociales– pero aún así, el compendio es muy interesante.

Para descargarlo, en este link.

El resto de la colección puede encontrarse en este otro link.